Mercado Solar de Turquía ha comenzado

Turquía ha comenzado a considerar sus propias fuentes para generar electricidad como una manera de hacer que sea menos dependiente de los combustibles fósiles, que representan el 90 por ciento del suministro actual de energía del país.

Situado en el cinturón de sol del Mediterráneo, el país ofrece condiciones naturales perfectas para plantas de energía solar. El tiempo medio de la luz solar es muy alta horas al año, lo que supone un importe medio de la energía obtenida de 1.500 kW h / m2.

Estas condiciones favorables han llevado a las empresas extranjeras a invertir en Turquía. Uno de ellos es el grupo australiano de energía renovable, DYESOL, que abrirá una planta de fabricación de células solares innovadoras. Se basa en las conclusiones de renombre mundial químico Michael Grätzel, del Instituto Federal Suizo de Tecnología, en Lausana. Se ideó una célula en la que las perovskitas, un tipo de mineral, se infundieron, siendo el resultado que las células se vuelven más estables y más barato de fabricar.

Pero Turquía todavía se enfrenta a algunos retos, como se indica en el informe “mercado de energía renovable en el Mediano Plazo”, publicado en 2015 por la Agencia Internacional de la Energía. Se refiere a la alta licencias y derechos de acometida para los proyectos de energías renovables, a los contextos regulatorios inciertos para proyectos distribuidos y también al elevado coste de financiación debido a los riesgos relacionados con las fluctuaciones de cambio.

En la actualidad, la energía solar es menos desarrollada que la hidráulica, la eólica o la energía geotérmica.

“La energía solar tiene una menor capacidad que los otros recursos renovables y no se considera una prioridad en el país. El sector es notablemente descentralizado, que consiste en muchas instalaciones individuales, tales como paneles fotovoltaicos en el tejado, pero la capacidad global no es tan grande, “explica Danièle Scalisi, asesor en el desarrollo sostenible en la embajada francesa en Turquía.

Existe la voluntad política para hacer que las cosas sucedan. “Hay algunas normas de obligado cumplimiento, como el apoyo financiero para algunas instalaciones o exención de licencia, en algunos casos. Sin embargo, éstos no son específicos de la energía solar”, señala Scalisi. Agrega que Turquía tiene capital suficiente para invertir en la tecnología necesaria para captar la energía solar, pero esto requiere tiempo.

“La energía solar es el costo competitivo, eficiente y lo suficientemente confiable para agregar un valor considerable a la cartera de generación eléctrica del país”, dice Karim Asali, director técnico para Europa en First Solar, un proveedor mundial de energía solar fotovoltaica .

Él ve a Turquía como un mercado sostenible, que ya ha aumentado su programa de energía solar. Él cree que el país cuenta con la infraestructura de red necesaria para apoyar la adopción de utilidad-escala de la energía solar .

La compañía ha desarrollado de alto rendimiento, módulos de capa fina con bajos coeficientes de temperatura con el fin de generar electricidad. Esto les permite alcanzar un rendimiento de hasta un 4 por ciento más alto que las tecnologías fotovoltaicas convencionales.

Otras soluciones creadas para aprovechar las ventajas del clima natural de Turquía son los colectores especiales de peso ligero cilindro-parabólicos, desarrollado por otro grupo internacional, Solitem, con sede en Aquisgrán, Alemania. Sus tecnologías solares de alta temperatura pueden ser instalados en los tejados o fachadas. Refrigeración, calefacción, generación de vapor y electricidad están adaptadas a las condiciones específicas dadas por los usuarios y los edificios.

Para períodos de menos de sol, cada aplicación tiene su propia capacidad de almacenamiento, lo que depende del tamaño del colector y el comportamiento del consumidor. “Podemos almacenar agua caliente a 200 grados centígrados durante varias horas o días”, dice Ahmet Lokurlu, CEO de la compañía. La integración de esta tecnología en los edificios está siendo probado en el marco del proyecto europeo R2CITIES, cuyo objetivo es desarrollar estrategias para el diseño de casi cero energía ciudades.

Soluciones térmicas solares ayudan a reducir la energía el consumo y las emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, Lokurlu dice, “y poco realistas, los clientes esperan un retorno de la inversión después de uno o dos años. En Alemania, por ejemplo, el periodo de recuperación es menor de 10 años y los clientes son muy dispuesto a aceptar esto.”

By http://www.youris.com